Declaración de Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado

La Declaración de Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado fue, redactado por Vladimir Ilich Lenin, y aprobado por el III Congreso de los Consejos (Soviets) de Rusia en enero de 1918.

De hecho, los ocho artículos establecidos en la Declaración se incorporaron como primera parte, en los capítulos I a IV de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia (RSFSR), del 10 de julio de 1918.

La Declaración de los Derechos de los Pueblos de Rusia fue promulgado por el gobierno bolchevique de Rusia el 2 de noviembre 15 de noviembre de 1917, redactado y firmado por Lenin.

En la Declaración se proclama: la igualdad y soberanía para los pueblos de Rusia; el derecho a libre autodeterminación, incluyendo la secesión y la formación de un estado separado; la abolición de todos los privilegios y restricciones nacionales y religiosas; y el libre desarrollo de las minorías nacionales y los grupos etnográficos que habitan en el territorio de Rusia.

Declaración de Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado

La Gran Revolución de Octubre: Declaración de los derechos del pueblo trabajador y explotado

Abolir toda explotación, eliminar por completo la división de la sociedad en clases, aplastar sin piedad la resistencia de los explotadores, establecer una organización socialista de la sociedad, y lograr la victoria del socialismo en todos los países fueron declarados como el objetivo fundamental de la recién establecida Rusia soviética; una República de Soviets de Diputados Obreros, Soldados y Campesinos. Esa fue la proclamación de la Declaración de los Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado.

La Declaración, una de las singulares conquistas del proletariado inmediatamente después de la toma del poder político mediante la Gran Revolución de Octubre, es el anhelo de los explotados de todo el mundo. La declaración, una importante medida política del proletariado revolucionario, decía:

Todo el poder, central y localmente, está en manos de los soviets”.

El soviet era una nueva forma de poder político organizado por el pueblo trabajador en Rusia. No tenía precedentes en la historia mundial. Los politólogos burgueses y un grupo de teóricos “progresistas/marxistas” extrañan esta nueva forma de democracia. Ambos grupos la comparan con diferentes formas de democracia burguesa, ya que consideran que la democracia burguesa es la “única” forma de democracia.    

El documento político declaraba el poder soberano del pueblo trabajador. Para asegurar el poder soberano del pueblo trabajador y eliminar toda posibilidad de restauración del poder de los explotadores, declaró el armamento del pueblo trabajador, la organización del Ejército Rojo de obreros y campesinos y el desarme total de las clases propietarias. 

La Revolucion de Octubre en Rusia
Lenin, en el centro, en un desfile en la plaza roja de Moscú el 25 de mayo de 1919.

La propuesta de la Declaración de los Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado

En el Comité Ejecutivo Central de toda Rusia el 16 de enero de 1918, se presentó el borrador de la Declaración; fue adoptado por mayoría con dos votos en contra y una abstención; y fue remitido a una Comisión Coordinadora para su redacción final. El Comité Ejecutivo Central de toda Rusia adoptó la Declaración. Se publicó en Izvestia el 17 de enero de 1918.

El 18 de enero de 1918, se leyó la Declaración en la primera sesión de la Asamblea Constituyente, para proponer su aprobación. Sin embargo, la mayoría contrarrevolucionaria de la Asamblea Constituyente rechazó la moción para discutirlo.

Como un esfuerzo adicional para avanzar con la Declaración, los grupos bolcheviques y socialistas revolucionarios de izquierda (SR), en la Asamblea Constituyente, exigieron un aplazamiento para permitir que los grupos se reunieran.

Lenin, en un breve discurso en la reunión del grupo bolchevique, propuso que la declaración del grupo bolchevique se leyera en la Asamblea Constituyente, después de lo cual los bolcheviques se retirarían. El grupo adoptó su propuesta. Después de que los bolcheviques se fueron, los SR de izquierda propusieron una votación inmediata sobre la actitud hacia la política de paz llevada a cabo por el poder soviético. Sin embargo, los SR de izquierda tuvieron que retirarse porque la derecha rechazó la propuesta. 

Principios fundamentales de la Declaración de Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado

Sin embargo, el Tercer Congreso de los Soviets de toda Rusia aprobó la Declaración el 25 de enero de 1918 y formó la base de la Constitución soviética. 

La Declaración decía: La República, establecida sobre el principio de una unión libre de naciones libres, es una federación de repúblicas nacionales soviéticas.

El documento histórico declaró:

  • la abolición de la propiedad privada de toda la tierra y los sectores parásitos de la sociedad;
  • el poder que ejercía el pueblo trabajador sobre los explotadores; y, 
  • la conversión completa de todos los bancos, fábricas, minas, ferrocarriles y otros medios de producción y transporte en propiedad del estado obrero y campesino.

La Declaración redactada por Lenin

Cabe mencionar que el 19 de diciembre de 1917, la Dieta finlandesa adoptó una declaración de independencia de Finlandia; el 31 de diciembre, el Consejo de Comisarios del Pueblo de la Rusia soviética emitió un decreto de independencia de Finlandia; Lenin entregó personalmente el texto del decreto a Svinhufvud, Primer Ministro de Finlandia; el 1 de enero de 1918, el gobierno soviético propuso al gobierno persa elaborar un plan común para la retirada de las tropas rusas de Persia; el 11 de enero de 1918, el gobierno soviético emitió el Decreto sobre la Armenia turca.

La Declaración, redactada por Lenin, identificó tareas de la Constituyente:

“Establecer los principios fundamentales de la reconstrucción socialista de la sociedad”; “Establecer los principios fundamentales de una federación de repúblicas soviéticas de Rusia, dejando a los trabajadores y campesinos de cada nación decidir independientemente en su propio Congreso autorizado de soviets si desean participar en el gobierno federal y en otros soviets federales. instituciones y en qué condiciones”.

Sin embargo, la Asamblea Constituyente, controlada por representantes de las clases explotadoras, rechazó el documento. Por lo tanto, no dejó otra opción para que el poder político del proletariado diera un paso más en lugar de confiar en la Asamblea Constituyente. Los teóricos derechistas y un sector de la izquierda niegan regularmente este hecho de los desarrollos revolucionarios que sumergieron a Rusia en 1917.

Declaración de Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado

La Declaración defendía los derechos de los explotados

La Declaración es fundamentalmente diferente de todas las declaraciones de derechos de los sistemas políticos burgués y feudal, compromisos entre ellos emitidos hasta hoy. Defendía directa e inequívocamente los derechos de los explotados, y no retuvo nada por compromiso con los explotadores; ya que definió derechos basados ​​en intereses hostiles de las clases explotadas y explotadoras contendientes.

Asimismo, la declaración atacó las relaciones de propiedad explotadoras y la propiedad privada, canceló los derechos de las clases explotadoras y los elementos parásitos de la sociedad; y declaró medidas para empoderar a los trabajadores para resistir a las clases explotadoras. La posición de la Declaración contra el capital financiero y el imperialismo hace que la posición de las clases trabajadoras en el escenario mundial sea singular y líder como ninguna otra clase y ninguna otra declaración tomó tal posición.

Además, la adopción de la Declaración hubiera sido imposible para el proletariado y la dirección política al frente de la revolución si el proletariado y su dirección no hubieran apoyado y seguido a las masas populares, ya que estaban atravesando el corazón de las clases opositoras, las clases propietarias del poder. base más poderosa de la época: la propiedad privada. Las clases explotadoras tenían un mecanismo de explotación eficiente. Tenían el control del capital financiero. El imperialismo estaba al lado de las clases. Esto hace de la Declaración un documento heroico sin precedentes en la historia mundial.

La base de masas fue el resultado de un largo trabajo político dentro de una realidad sociopolítica, un hecho ignorado por un grupo de historiadores, politólogos, los llamados “marxólogos” y teóricos que defendían las opiniones mencheviques.

Declaración de Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado

La Declaración pronunció justicia y derechos para los explotados

La Declaración pronunció justicia y derechos para los explotados al relacionarla con la propiedad privada, con los medios de producción. Consideró dialécticamente la cuestión de los derechos: el poder de la propiedad privada viola los derechos de las clases explotadas por la propiedad privada. Para la Declaración, el acto de explotación no tenía ningún derecho legal, y por lo tanto, anulaba la “igualdad” legal del explotado y el explotador, que los teóricos burgueses escriben solo en papel para confundir a los plebeyos.

Declaración de Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado

Los derechos del pueblo trabajador y explotado

En octubre de 1917, se celebró en Rusia las elecciones para una Asamblea Constituyente, resultando electa por mayoría al partido social-revolucionario; lo que dio inicio a la revolución que se produciría pocos días después, y la transferencia del poder político del gobierno burgués pro-imperialista a los soviets de obreros y campesinos.

A pesar de la colisión entre el gobierno obrero-campesino y la Asamblea Constituyente, los soviets permitieron y garantizaron la sesión que se produjo a principios de 1918. El gobierno revolucionario propuso que se convocara a nuevas elecciones y que la Asamblea reconociera al nuevo poder soviético.

Lenin remitió a la Asamblea Constituyente un proyecto de Declaración de Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado.

La Asamblea Constituyente se negó a discutir la Declaración y tampoco aceptó las condiciones del gobierno revolucionario. Ante tal situación, Lenin decidió, “resolver la crisis planteada por la vía revolucionaria”.

La Declaración de Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado, ignorada por la Asamblea Constituyente, fue aprobada después por el Congreso de los Soviets, e incorporada en la primera Constitución de Rusia, de 1918, ratificada en la Constitución de 1925, que declara la adhesión de Rusia a la Unión Soviética.

La Declaración de Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado proclama la supremacía política del proletariado sobre la burguesía y los explotadores, lo que constituye la base judicial formal de la dictadura del proletariado.

Consecuentemente, la Declaración de Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado y luego la Constitución rusa, enunciaron los derechos que luego fueron pisoteados por la realidad cotidiana de los trabajadores. Las libertades de prensa, de asociación, de reunión, de manifestación garantizaba la acción colectiva de las masas.

Declaración de Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado

Estructura de la Declaración de Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado

La Declaración constaba de cuatro secciones. La primera definió el marco político del estado socialista soviético.

Rusia se proclamó como la nueva República Soviética que se estableció como una federación de repúblicas nacionales soviéticas, conformando la unión de naciones libres.

La segunda sección definía la construcción del socialismo, declaró la abolición de la propiedad privada de la tierra, introdujo el control obrero y la nacionalización de los bancos. Asimismo, instauró el servicio militar obligatorio y la creación del Ejército Rojo.

En la tercera sección se estableció los principios básicos de la política exterior: la lucha por la paz, la abolición de los tratados secretos de los gobiernos zaristas y la cancelación de los empréstitos extranjeros.

También aprobó la proclamación de la independencia de Finlandia por parte del Soviet de Comisarios del Pueblo; así como, la declaración de libertad de autodeterminación de Armenia.

La cuarta sección declaró la eliminación de las clases explotadoras y su participación en el gobierno del estado soviético; los trabajadores y campesinos de todas las naciones decidieron sobre la participación en el gobierno federal y otras instituciones federales soviéticas.

Por su parte, Lenin propuso que la Declaración sea incorporada en la primera sección de la Constitución de la República Socialista Federativa de los Consejos, en el V Congreso de los Soviets de toda Rusia.

Declaración de Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado

La Declaración de los Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado

La Declaración de los Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado podría considerarse como la primera ley fundamental del primer Estado socialista de la historia, promulgada después del triunfo de la Revolución Socialista de Octubre y la proclamación del poder soviético.

Se basa en la propuesta redactada por V.I. Lenin aprobada por la sesión del Comité Ejecutivo Central del 3 de enero de 1918 y ratificada, con algunas modificaciones, por el III Congreso de los Soviets de toda Rusia, el 12 de enero.

Posteriormente, la versión definitiva de la Declaración de los Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado fue incorporada, como Primera Parte, en los capítulos I a IV de la primera Constitución de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia (RSFSR), adoptada por el V Congreso de los Soviets de toda Rusia el 10 de julio de 1918.

CAPÍTULO I

1°. Rusia es declarada República de los Soviets de Diputados obreros, soldados y campesinos; a los que pertenece todo el Poder central y el Poder local.

2°. La República de los Soviets de Rusia está instituida sobre la base de la libre unión de las naciones, formando la Federación de las Repúblicas nacionales de Soviets.

CAPÍTULO II

3°. Proponiéndose como objeto esencial la abolición de toda ex­plotación del hombre por su prójimo, el aniquilamiento total de la división de la sociedad en clases, el aplastamiento sin piedad de los explotadores, el establecimiento de la organización socialista de la sociedad y el triunfo del socialismo en todos los Estados, el III Congreso de los Soviets de Diputados, obreros, soldados y campesinos de Rusia, decreta lo siguiente:

Propiedad individual sobre la tierra

a) Con el fin de realizar la socialización de la tierra, queda anu­lada la propiedad individual sobre la tierra y todas las propiedades rústicas son declaradas del dominio público y transferidas sin in­demnización a las masas trabajadoras, sobre la base de igualdad en el usufructo de la tierra.

b) Todas las aguas y bosques, suelo y subsuelo, que ofrezcan interés público, así como el material y herramientas, el ganado, las granjas modelos y las explotaciones agrícolas, son declarados bienes públicos.

Control obrero y propiedad estatal de los medios de producción y de transporte

Las leyes de Inspección Obrera y la Ley del Consejo Superior de la Economía Nacional

c) Con objeto de asegurar el Poder de los trabajadores sobre los explotadores, quedan ratificadas las leyes de Inspección Obrera y la Ley del Consejo Superior de la Economía Nacional, como primeros pasos hacia la transferencia de las fábricas, industrias, mi­nas y ferrocarriles y otros medios de la producción y de trans­porte, en plena propiedad, a la República obrera y campesina de los Soviets.

d) El III Congreso de los Soviets de Rusia considera la ley de los Soviets relativa a la anulación de préstamos negociados por los gobiernos del zar, de propietarios y de la burguesía, como el primer golpe dado al capitalismo financiero internacional y ex­presa la esperanza de que el Poder de los Soviets avanzará re­sueltamente en este camino hasta la victoria completa de la revo­lución obrera internacional contra el yugo del capital.

Declaración de Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado

La nacionalización de los bancos

e) El Congreso ratifica la nacionalización de los bancos en pro­vecho del Gobierno obrero y campesino como una de las condicio­nes de la liberación de las masas del yugo del capital.

f) Con el objeto de destruir todas las clases parásitas de la so­ciedad y para organizar el régimen económico, ha sido instituido el trabajo obligatorio para todos.

g) A fin de garantizar la plenitud del Poder a favor de las masas trabajadoras y de eliminar toda posibilidad de restable­cimiento del Poder de los explotadores, el Congreso decreta el armamento de los trabajadores, la formación del Ejército Rojo socia­lista de los obreros y campesinos y el desarme completo de las cla­ses posesoras.

La nacionalización de los bancos

CAPÍTULO III

4°. Expresando la resolución inflexible de arrancar a la humani­dad de las garras del capital financiero y del imperialismo, que en la presente guerra, la más criminal de todas, han cubierto de sangre la Tierra, el III Congreso de los Soviets se asocia a la unanimi­dad de la política seguida por el Poder de los Soviets sobre la de­nuncia de los tratados secretos, la organización de una fraterniza­ción, la más amplía, con los obreros y campesinos de los ejércitos en lucha en el momento actual, y la obtención a cualquier precio, por medio de medidas revolucionarías, de la paz democrática de los trabajadores, sin anexiones ni indemnizaciones, sobre la base de la libertad de los pueblos para disponer de sí mismos.

5º. Con este mismo objeto, el III Congreso de los Soviets insiste en el abandono total de la política bárbara de la civilización burguesa, que establece la prosperidad de los explotadores, en algu­nos países predestinados, sobre la servidumbre de centenares de mi­llones de trabajadores, en las poblaciones de Asia, de las colonias y, en general, de los pequeños países.

6º. El III Congreso aprueba la política de los Soviets de los Comisarios del pueblo, proclamando la total independencia de Fin­landia, la retirada, comenzada ya, de las tropas rusas de Persia, y reconociendo a Armenia la libre disposición de sí misma.

Declaración de Derechos del Pueblo Trabajador y Explotado

CAPÍTULO IV

7°. El III Congreso de los Soviets de los Diputados obreros, soldados y campesinos de Rusia estima que ahora, en el momento de la lucha decisiva del proletariado contra sus explotadores, no puede haber ningún lugar para éstos en un órgano cualquiera de los Soviets. El Poder debe pertenecer íntegra y exclusivamente a las masas trabajadoras y a su representación autorizada, a los Soviets de los Diputados obreros, campesinos y soldados.

8º. Al mismo tiempo, esforzándose en crear una alianza efectivamente libre y voluntaria y, por lo tanto, más sólida y más estrecha, de las clases trabajadoras de todas las nacio­nes de Rusia, el III Congreso de los Soviets se limita a estable­cer los principios fundamentales de la Federación de las Repúblicas de los Soviets de Rusia, reservando a los obreros y campesinos de cada nación la facultad de tomar libremente en sus propios Con­gresos la decisión de fijar los principios y las bases fundamentales de su participación en el Gobierno federal y en las otras institucio­nes federativas de los Soviets.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.