El Tratado de Versalles

El Tratado de Versalles fue un documento de paz firmado el 28 de junio de 1919 en el Salón de los Espejos del Palacio de Versalles en París (Francia), al final de la Primera Guerra Mundial, el cual entró en vigor el 10 de enero de 1920.

Después de cuatro años de devastadores combates, la Primera Guerra Mundial llegó a su fin en 1919 en Versalles. El tratado codificó los términos de paz entre los Aliados victoriosos y Alemania, pero también sembró las semillas de la Segunda Guerra Mundial, que estallaría veinte años después.

El Tratado de Versalles

El impacto de la Primera Guerra Mundial

La Primera Guerra Mundial fue una de las guerras más destructivas de la historia moderna. Los bandos opuestos en la Primera Guerra Mundial fueron las potencias de la Entente y las potencias centrales.

Casi diez millones de soldados murieron. Las enormes pérdidas que sufrieron todos los bandos se debieron en parte al empleo de nuevas armas como la ametralladora y la guerra de gas. Los líderes militares no pudieron ajustar sus tácticas a la naturaleza cada vez más mecanizada de la guerra. Una política de desgaste en el frente occidental que costó la vida a cientos de miles de soldados.  

Ninguna agencia oficial mantuvo un seguimiento cuidadoso de las pérdidas civiles durante los años de guerra. Los estudiosos sugieren que hasta trece millones de no combatientes murieron como resultado directo o indirecto de la guerra. El conflicto desplazó a millones de personas, obligándolas a abandonar sus hogares en Europa y Asia Menor.

Las pérdidas de propiedad e industria fueron catastróficas, especialmente en Francia, Bélgica, Polonia y Serbia, donde los combates habían sido más intensos.

Primera Guerra Mundial

Los catorce puntos

En enero de 1918, unos diez meses antes del final de la Primera Guerra Mundial, el presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson, había escrito una lista de objetivos de guerra propuestos a la que llamó los ” Catorce puntos “.

En un discurso ante el Congreso en enero de 1918, Wilson expuso su visión idealista del mundo de posguerra. Además de acuerdos territoriales específicos basados en una victoria de la Entente, los llamados Catorce Puntos de Wilson enfatizaron la necesidad de autodeterminación nacional para las diferentes poblaciones étnicas de Europa. Wilson también propuso la fundación de una “asociación general de naciones” que mediaría en disputas internacionales y fomentaría la cooperación entre diferentes naciones con la esperanza de prevenir guerras a tan gran escala en el futuro. Esta organización finalmente se conoció como la Liga de las Naciones.

Los líderes alemanes firmaron el armisticio en el Bosque de Compiègne el 11 de noviembre de 1918. Muchos de ellos creían entonces que los Catorce Puntos formarían la base del futuro tratado de paz. Pero cuando los jefes de los gobiernos de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia e Italia se reunieron en París para discutir los términos del tratado, los países europeos de los “Cuatro Grandes” rechazaron este enfoque.  

Después de la devastación de la Primera Guerra Mundial, las potencias occidentales victoriosas (Gran Bretaña, Estados Unidos, Francia e Italia, conocidas como los “Cuatro Grandes”) impusieron una serie de tratados a las potencias centrales derrotadas (Alemania, Austria-Hungría, Bulgaria y Turquía).

Al ver a Alemania como el principal instigador del conflicto, las potencias aliadas europeas decidieron, en cambio, imponer duras condiciones del tratado a la derrotada Alemania. El Tratado de Versalles responsabilizó a Alemania del inicio de la guerra y de los daños materiales masivos.

los catorce puntos de Wilson

¿Qué establece de los catorce puntos de Wilson?

Los catorce puntos de Wilson establecía lo siguiente:

1. La diplomacia debe ser pública, no deben existir tratados secretos.

2. Todas las naciones deben disfrutar de la libre navegación de los mares.

3. Debe existir libre comercio entre todas las naciones, con el objetivo de poner fin a las barreras económicas entre países.

4. Todos los países deberían reducir las armas en nombre de la seguridad pública.

5. Fallos justos e imparciales en reclamos coloniales.

6. Restaurar los territorios rusos y la libertad.

7. Bélgica debe ser restaurada a la independencia.

8. Alsacia-Lorena debe ser devuelta a Francia y esta, a su vez, debe ser completamente liberada.

9. Las fronteras de Italia deben trazarse a lo largo de líneas de nacionalidad claramente reconocibles.

10. A las personas que viven en Austria-Hungría se les debe otorgar la libre determinación.

11. Los estados balcánicos también deben tener garantizada la autodeterminación y la independencia.

12. Los turcos y los que están bajo el dominio turco deben tener la libre determinación.

13. Debe crearse una Polonia independiente.

14. Debe formarse una asociación general de naciones para mediar en las disputas internacionales.

Cuando los líderes alemanes firmaron el armisticio el 11 de noviembre de 1918, creían que esta visión articulada por Wilson formaría la base para cualquier tratado de paz futuro. Sin embargo, esto no resultaría ser el caso.

La Conferencia de Paz de París 

El 18 de enero de 1919, se inauguró la Conferencia de Paz de París, fecha significativa por el aniversario de la coronación del emperador alemán Guillermo I, que tuvo lugar en el Palacio de Versalles, tras finalizar la guerra franco-prusiana en 1871.

La victoria de Prusia en ese conflicto había resultado en la unificación de Alemania y su toma de las provincias de Alsacia y Lorena de manos de Francia.

En 1919, Francia y su primer ministro, Georges Clemenceau, no habían olvidado la humillante pérdida y pretendían vengarla en el nuevo acuerdo de paz. 

La Conferencia de Paz de París 

Los términos del Tratado de Versalles

Los líderes de los “ Cuatro Grandes ” de las naciones occidentales victoriosas—Thomas Woodrow Wilson de los Estados Unidos, David Lloyd George de Gran Bretaña, Georges Clemenceau de Francia y, Vittorio Orlando de Italia—dominaron las negociaciones de paz en París.

Las potencias derrotadas (Alemania, Austria-Hungría, Bulgaria y Turquía), no estuvieron representadas en la conferencia; tampoco Rusia, que había luchado como una aliada hasta 1917, cuando el nuevo gobierno bolchevique del país firmó por separado un acuerdo de paz con Alemania y se retiró del conflicto.

El Tratado de Versalles

Los Cuatro Grandes tenían el objetivo principal de Clemenceau de proteger a Francia de otro ataque de Alemania. Buscó fuertes reparaciones de Alemania para limitar la recuperación económica alemana y minimizar esta posibilidad.

Al final, los aliados europeos impusieron duras condiciones de paz a Alemania, obligando a la nación germana a entregar el 10 por ciento de su territorio y todas sus posesiones en el extranjero. Otras disposiciones clave del Tratado de Versalles establecían la desmilitarización y ocupación de Renania, la limitación del ejército y la marina de Alemania, la prohibición de mantener una fuerza aérea y exigían celebrar juicios por crímenes de guerra contra el Kaiser Wilhelm II y otros líderes por su agresión.

Críticas al Tratado de Versalles

El Tratado de Versalles incluía un pacto que creaba la Liga de las Naciones, una organización internacional destinada a preservar la paz, las duras condiciones impuestas a Alemania ayudaron a garantizar que la paz no duraría mucho.

Los alemanes furiosos por el tratado, lo vieron como un dictado o paz dictada. La carga de reparaciones de la nación superó los 132 mil millones de Reichsmarks de oro, una suma tan grande que imposilitaba a Alemania pagar en su totalidad; de hecho, economistas como John Maynard Keynes predijeron que la economía europea colapsaría si lo hiciera.

Keynes fue solo uno de los críticos destacados del Tratado de Versalles. El líder militar francés Ferdinand Foch se negó a asistir a la ceremonia de firma, debido a que consideraba que el tratado no era suficiente para protegerse contra una futura amenaza alemana. Por su parte, el Congreso de los Estados Unidos no ratificó el tratado y luego concluyó una paz por separado con Alemania; la nación norteamericana nunca se uniría a la Sociedad de Naciones.

En los años posteriores al Tratado de Versalles, muchos alemanes comunes creyeron que los “Criminales de noviembre”, los líderes que firmaron el tratado y formaron el gobierno de posguerra, los habían traicionado.

Las fuerzas políticas radicales de derecha, especialmente el Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores o los nazis, prometieron revertir la humillación del Tratado de Versalles.

Con el inicio de la Gran Depresión después de 1929, los disturbios económicos desestabilizaron al ya vulnerable gobierno de Weimar, preparando el escenario para el fatídico ascenso al poder del líder nazi Adolf Hitler en 1933.

Galería de los Espejos

¿Una “paz dictada”?

El gobierno democrático alemán vio el Tratado de Versalles como una “paz dictada” (Diktat). La cláusula de culpabilidad de guerra, los enormes pagos de reparación y las limitaciones al ejército alemán parecían particularmente opresivos para la mayoría de los alemanes.

Para muchos alemanes, el tratado parecía contradecir el primero de los Catorce Puntos de Wilson, que pedía transparencia en las negociaciones de paz y la diplomacia. La revisión del Tratado de Versalles fue una de las plataformas que dio a los partidos de derecha radical en Alemania tanta credibilidad entre los votantes principales en los años de 1920 y principios de la década de 1930. Entre estos partidos estaba el Partido Nazi de Adolf Hitler.

Las promesas de rearmarse, recuperar el territorio alemán, remilitarizar Renania y recuperar el protagonismo europeo y mundial después de la humillante derrota y la paz apelaron al sentimiento ultranacionalista. Estas promesas ayudaron a algunos votantes promedio a pasar por alto los principios más radicales de la ideología nazi.

Las reparaciones y un período inflacionario general en Europa en la década de 1920 provocaron una hiperinflación en espiral del Reichsmark alemán en 1923. Este período hiperinflacionario se combinó con los efectos de la Gran Depresión (que comenzó en 1929) para socavar la estabilidad de la economía alemana. Estas condiciones acabaron con los ahorros personales de la clase media y provocaron un desempleo masivo. Tal caos económico contribuyó al malestar social ya la inestabilidad de la frágil República de Weimar.

Woodrow Wilson

Reparaciones alemanas y limitaciones

La cláusula de culpabilidad de guerra del tratado consideró a Alemania el agresor en la guerra y, en consecuencia, hizo a Alemania responsable de reparar a las naciones aliadas en pago por las pérdidas y daños que habían sufrido en la guerra.

Era imposible calcular la suma exacta a pagar como reparación por los daños causados ​​por los alemanes, especialmente en Francia y Bélgica, en el momento en que se redactó el tratado, pero una comisión que evaluó las pérdidas sufridas por la población civil fijó un cantidad de $ 33 mil millones en 1921. Aunque los economistas en ese momento declararon que una suma tan grande nunca podría recaudarse sin trastornar las finanzas internacionales, los Aliados insistieron en que Alemania pagara, y el tratado les permitió tomar medidas punitivas si Alemania se rezagaba. en sus pagos.

Los Cuatro Grandes, especialmente Clemenceau, querían asegurarse de que Alemania nunca más representaría una amenaza militar para el resto de Europa, y el tratado contenía una serie de estipulaciones para garantizar este objetivo.

El ejército alemán estaba restringido a 100.000 hombres; se eliminó el Estado Mayor; se prohibió la fabricación de carros blindados, tanques, submarinos, aviones y gases venenosos; y solo un pequeño número de fábricas específicas podría fabricar armas o municiones. Toda Alemania al oeste del Rin y hasta 30 millas (50 km) al este iba a ser una zona desmilitarizada. Se esperaba que el desarme forzado de Alemania fuera acompañado por el desarme voluntario en otras naciones.

El Pacto de Liga de la Liga de Naciones

El tratado incluía el Pacto de la Sociedad de Naciones, en el que los miembros garantizaban la independencia y la integridad territorial de los demás. Wilson estaba convencido de que no sería posible una paz duradera a menos que existiera una organización internacional, y presidió la comisión que redactó el Pacto, un documento breve y conciso de 26 artículos que fue adoptado por unanimidad en la conferencia del 28 de abril de 1919. Según sus términos, se aplicarían sanciones económicas contra cualquier miembro que recurriera a la guerra. La liga debía supervisar los territorios bajo mandato, la cuenca del Sarre ocupada y Danzig y formular planes para reducir los armamentos.

El tratado también estableció la Corte Permanente de Justicia Internacional y la Organización Internacional del Trabajo. Irónicamente, la eficacia de la liga se vio socavada dramáticamente por la decisión del Senado de los EE. UU. en marzo de 1920 de no aprobar la participación de los estadounidenses en la organización, una acción que se produjo a pesar de la incansable campaña de Wilson para obtener apoyo para la participación de los EE. UU.

La Liga de Naciones

El resentimiento alemán

La versión final del Tratado de Versalles se presentó a una delegación alemana el 7 de mayo de 1919 y se firmó, después de sus protestas, el 28 de junio. Fue duramente criticado por los alemanes, que se quejaron de que les había sido “dictado”, que violaba el espíritu de los Catorce Puntos y que exigía sacrificios intolerables que arruinarían su economía.

En los años posteriores a su ratificación, el Tratado de Versalles fue revisado y modificado, principalmente a favor de Alemania. Se hicieron numerosas concesiones a Alemania antes del ascenso de Adolf Hitler, y en 1938 solo quedaban los artículos de asentamiento territorial.

Las enormes reparaciones alemanas y la cláusula de culpabilidad de la guerra fomentaron un profundo resentimiento por el acuerdo en Alemania. Cuando Hitler remilitarizó Renania en 1936 (una violación del tratado), los Aliados no hicieron nada para detenerlo, fomentando así futuras agresiones alemanas.

La leyenda de la puñalada en la espalda

Finalmente, los esfuerzos de las potencias de Europa occidental por marginar a Alemania a través del Tratado de Versalles socavaron y aislaron a los líderes democráticos alemanes.

Algunos en la población en general creían que Alemania había sido “apuñalada por la espalda” por los “criminales de noviembre”, aquellos que habían ayudado a formar el nuevo gobierno de Weimar y negociar la paz. Muchos alemanes “olvidaron” que habían aplaudido la caída del emperador de Alemania, inicialmente dieron la bienvenida a la reforma democrática parlamentaria y celebraron el armisticio. Solo recordaron que la izquierda alemana, comúnmente vista como socialista, comunista y judía, había entregado el honor alemán a una paz vergonzosa.

Esta Dolchstosslegende (leyenda de la puñalada por la espalda) ayudó a desacreditar a los círculos socialistas y liberales alemanes que estaban más comprometidos con el frágil experimento democrático de Alemania. Las dificultades causadas por los disturbios sociales y económicos posteriores a la Primera Guerra Mundial y su paz socavaron las soluciones democráticas en la Alemania de Weimar.

Los votantes alemanes finalmente encontraron este tipo de liderazgo en Adolf Hitler y su Partido Nazi.

El Tratado de Versalles puso fin a la Gran Guerra y desató la Segunda Guerra Mundial

Los países europeos decidieron castigar duramente a Alemania, señalando a la nación germana como los responsables de iniciar de la Primera Guerra Mundial.

El 28 de junio de 1919, los dignatarios europeos se congregaron en el Palacio de Versalles para firmar el Tratado de Versalles que puso fin formalmente a la Primera Guerra Mundial y, sentó las bases para el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Del idealismo al castigo

Durante la Primera Guerra Mundial, el presidente Woodrow Wilson propuso los Catorce Puntos, un plan de paz mundial que incluía fundar la Liga de Naciones para garantizar la seguridad en Europa. Gran parte de ese plan idealista fracasó durante las negociaciones cuando las otras naciones aliadas centraron sus prioridades en las reparaciones.

El propio tratado se basó en culpar a Alemania de la guerra, despojándola del 13 por ciento de su territorio y una décima parte de su población.

El ejército alemán quedó reducido a 100.000 hombres y se le prohibió al país reclutar soldados. Se confiscó la mayor parte de sus armas y su armada fue despojada de sus grandes buques. Alemania fue obligada a someter a juicio a su emperador, Guillermo II, acusado de crímenes de guerra. Y el tratado exigía a Alemania pagar una indemnización que ascendía a 269.000 millones de marcos de oro, el equivalente a 33.000 millones de euros.

Esto supuso una bofetada para Alemania, cuyos residentes consideraron la famosa cláusula de «culpabilidad de la guerra» una humillación.

Las consecuencias del tratado

El tratado no logró los efectos esperados, ya que fue socavado en poco tiempo y Hitler lo violó este acuerdo repetidamente durante los años 30. Los alemanes consideraban que era un duro diktat, y los políticos de derechas lo utilizaron como punto de encuentro nacionalista.

Las abrumadoras reparaciones y pagos redujeron la producción industrial de la nación germana y otras fuerzas provocaron hiperinflación en los años 20, lo que condujo a la inestabilidad económica de la Gran Depresión.

En 2010, tras cumplirse 99 años de la entrada en vigor el Tratado de Versalles, Alemania acabó de pagar la última cuota de su deuda de guerra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.