Voltaire: Tratado sobre la tolerancia | Gustavo Mirabal

Voltaire: Tratado sobre la tolerancia

La historia del mundo ha traído consigo muchos sucesos y fenómenos que han sido motivo de inspiración y exhortación para pronunciamientos históricos en la humanidad. Así es Voltaire: Tratado sobre la tolerancia.

Inteligente, un gran pensador, crítico, viajero del  mundo, un poco fuerte de temperamento, así fue Voltaire.

Nacido con el nombre de François- Marie Arouet en París la ciudad luz del mundo en el año 1694 y falleció en el año 1778.

Fue un hombre de pluma, letras y escritos que hoy trasciende en la evolución y comprensión de la humanidad.

Este hombre es considerado un prominente pensador que generó grandes controversias en su momento por la amplitud y perspectiva de sus escritos.

De alguna manera, este reconocido hombre promovió un poco lo que históricamente se llamó la Revolución Francesa.

En correspondencia, Voltaire estudió en instituciones jesuitas varios años, estuvo relacionado a la sociedad libertina del Temple.

Así mismo, ejerció cargos diplomáticos en La Haya como secretario de la embajada.

Por ser su pluma tan fuerte y crítica en variadas oportunidades enfrentó diversas situaciones que lo privaron de su libertad.

Escribió gran diversidad de documentos que son recordados en todo tiempo, tal es el caso de:

Henriade (1728), Bruto (1730),  la Historia de Carlos XII (1731), el templo del gusto (1733), así como Cartas filosóficas o Cartas Inglesas en el año 1734.

También Su amplia pluma se ve reflejada en escritos como Zaïre (1734), Adélaïde de Guesclin (1734) y Mahoma o el fanatismo (1741).

 

Hablemos del Tratado de la Tolerancia

A manera de manuscrito se presentó este interesante documento que hacia una fuerte crítica a la iglesia católica.

El título con el que se bautizó esta importante obra se llamó Sermon des cinquante, por la manera en que circuló es recordado el documento como “manuscritos clandestinos” o “manuscritos filosóficos clandestinos”.

El siglo XIII no fue nada fácil, era una época de persecuciones para aquellos que pensaba de manera diferente y se anteponían a los intereses del momento.

Es importante destacar, que Voltaire fue un fiel defensor de la tolerancia.

Del mismo modo, intervino en varias situaciones o casos de amigos donde desde su pensar era apresados o incluso ejecutados.

Ante este hecho, Voltaire con su discurso y argumentos insistía en su defensa y   lograba bajar condenas a conocidos.

El discurso de Voltaire

Su discurso siempre era en favor de mostrar críticas hacia lo que es el fanatismo y haciendo llamados hacia la llamada “mutua tolerancia entre los seres humanos”.

En este orden de ideas, Voltaire siempre demostró con sus escritos su inconformidad por los sucesos y ejecuciones que ocurrían por la falta de tolerancia entre los seres humanos.

Es por ello, que en sus escritos defiende el ideal sobre la tolerancia, llegar a este concepto no fue solo un documento.

Por el contrario fue un camino de muchos años y de varios documentos para poder llegar a este gran tratado de la tolerancia.

En efecto, la fundamentación estaba referida en esos documentos previos a los años sesenta en el siglo XVIII.

Así mismo, para este gran escritor la principal inquietud fue estar en contra del fanatismo religioso que reinaba en esta época.

En virtud de ello, una de sus obras llamadas Henriade en el año 1728 es un poema ya se pronuncia al respecto.

Sin embargo, con los años hubo mayor pronunciamiento conforme a ello, por parte de Voltaire.

Aunque parece curioso pero en palabras del mismo pensador, el expresaba:

“no cabe ser tolerante con los fanáticos”…

Además de ello, para el pensar de este hombre de letras, es necesario poder vivir en tolerancia, y no se debe perturbar la paz social.

De alguna manera, Voltaire promueve que el ser humano tenga derecho a tener sus propias ideas conforme a la religión.

Sin embargo, es consciente que en algunos casos hay ideas religiosas que pueden ser no tan favorables para el desarrollo de la humanidad.

Una frase que resuena

El pensamiento de Voltaire a través de su tratado sobre la tolerancia es un camino que se inició en sus obras previas como ya se mencionó previamente.

Ahora bien, varios fueron sus señalamientos directos en contra del fanatismo religioso y las situaciones propias de intolerancia, en algún momento manifestó:

“El pueblo, ciego y débil, ha nacido para ser presa de los grandes hombres, para oírlos, creerlos, deslumbrándose al brillo de su gloria, y con sumisa faz obedecerlos”

En tal sentido, los seres humanos a veces se les dificultan reconocer aquellas ideas, conductas o hábitos que pueden ser peligrosos y terminan sumisos ante ellos.

Por lo cual, es peligroso y termina en algunos casos siendo contraproducente para los seres humanos.

Importancia de la Religión

En el postulado que desarrolla Voltaire, argumenta que los seres humanos deben creer en algo, que la religión es necesaria.

Al respecto, en los sujetos hay supersticiones que forman parte del pensar de cada persona y también son necesarias.

Para él, la decisión de ser ateo no es una opción entre las libertades que puede tener el ser humano como elección personal.

No cabe duda que Voltaire a través de estos documentos trató de promover la libertad, la justicia y la tolerancia de los seres humanos.

En favor de ellos fue hombre convencido y fiel promotor de sus ideas liberales y la necesidad de expandirlas en toda su obra literaria.

Un hombre tal vez con pocos amigos

El discurso crítico y fuerte de Voltaire lo hizo un hombre tal vez con pocos amigos.

Uno de esos hombres que era la contraparte de los planteamientos de este pensador sin duda alguna era Rousseau.

En variadas oportunidades estuvo privado de libertad producto de sus escritos o altercados personales con personas destacadas de la alta sociedad.

Claramente, en varias oportunidades aprovechó las buenas relaciones con personas de la nobleza para poder salir favorecido de esas situaciones.

Por otra parte, ocupó importantes cargos en la política, como por ejemplo: historiador de Francia y miembro de la academia francesa.

Más legado de Voltaire y el tratado de tolerancia

Las ideas, planteamientos y perspectivas de vida de Voltaire aún siguen tan vigentes que la Amazonería tomó parte de sus planteamientos como parte de la filosofía de este grupo.

Estudiar la ilustración es revisar la postura de este célebre pensador que aún sigue siendo motivo de consulta en la historia, política, filosofía, literatura, entre otros.

Así mismo es considerado como un hombre constructor de la historia social, y referente internacional por saber enmarcar y describir vidas, anécdotas y sucesos de reyes.

Otra gran fortaleza que tuvo la pluma de este brillante hombre es que supo pasearse por varias formas de escritura: la poesía, cuentos, novelas, parodia, la ironía, entre otras.

Conforme a la necesidad de creer en algo, Voltaire siempre creyó en Dios.

Por último, la mirada de Voltaire es un ejemplo que aún resuena ante un mundo que en su momento buscaba una sola dirección para mantener sumisa a la población.

Sin embargo el pensamiento del Voltaire a través del tratado de la tolerancia es un grito para alertar, sobre todo la necesidad de pensar y actuar de los seres humanos sin influencias.

A Gustavo Mirabal durante su carrera de derecho le gusto leer el tratado de la Tolerancia de Voltaire.

Finalmente, lo más importantes es saber convivir en medio de todo ese marco de diferencias que nos hace pensar diferentes pero con tolerancia, justicia, respeto y libertad.

Consultado en:

https://historia.nationalgeographic.com.es/a/voltaire-filosofo-que-siempre-tenia-razon_15866

https://www.biografiasyvidas.com/biografia/v/voltaire.htm

https://www.redalyc.org/jatsRepo/2090/209057114012/html/index.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.